¡Hola a todos! Este pequeño guerrero será el protagonista del cuento de “El viaje de Bermellón: fue, volvió y lo que descubrió”.

Cuando nos nombran la palabra “autismo” solemos asustarnos y tendemos a tener una imagen errónea. De hecho, muchas personas ni siquiera saben que lo tienen. Suelen tener una percepción del mundo completamente diferente además de procesar la información también de forma distinta. Os pondré un ejemplo real que leí no hace mucho en un libro y me pareció muy gráfica.

En una consulta médica, unos padres con un hijo que acaba de ser diagnosticado de autismo, el psicólogo les explica en qué consiste y cómo perciben ellos el mundo. Explica que él va hacer algo y que ellos deben adivinarlo, pero la reacción del psicólogo sorprende a los padres. El psicólogo busca por debajo de la mesa sin decir nada, sigue buscando por debajo, con los padres sentados en las sillas que están delante de la mesa donde él parece que está buscando algo, pero siguen sin adivinar qué está haciendo el psicólogo hasta que de repente este pregunta si ya lo han adivinado. Los padres, perdidos, dicen que no saben que está haciendo y el psicólogo les resuelve explicándoles “había perdido mi lápiz y lo estaba buscando”.

Cualquier persona pensará “normalmente cuando se pierde un lápiz buscas encima de la mesa”, pero hay muchas más formas de hacer las cosas, hay más realidades. ¿Por qué es aceptada en la sociedad que el lápiz se tenga que buscar por encima de la mesa? Se te podría haber caído o simplemente estar en el suelo por algún otro motivo. En el caso de buscar por el suelo, dentro de la papelera o por detrás de la puerta, ¿esas opciones estarían mal? ¿Verdad que no?

Pero en la sociedad a las personas con autismo, por su procesamiento diferente, se les obliga muchas veces a actuar de otra manera, son juzgados y sobre todo se crean mitos sobre ellos por comportarse precisamente de esta forma.

Uno de los objetivos de este cuento es luchar contra estos mitos con el objetivo de integrarlos en una sociedad más inclusiva.

¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.